El Leopard no se puede usar en plantas nucleares

leopard.jpg
Ni tampoco se puede usar en controladores aéreos, sistemas de navegación para aviones o equipo cuyo fallo puede causar la muerte, daños a individuos o daños al medio ambiente. Todo esto según el acuerdo de uso de Leopard. Jobs no quiere incurrir probablemente el riesgo de ser demandado bajo ninguna de estas circunstancias, pero, ¿el medio ambiente?

No me imagino yo que algún petrolero ande por el mundo controlado por una MacBook Pro, pero por si acaso, Jobs quiere dejar bien claro que cualquier desastre no es su culpa. Si Microsoft hiciera lo mismo, le toca a Linux, que no tiene un entidad legal bien definida, llevar en sus hombros las misiones más peligrosas del mundo.

Leave a Reply

nineteen − sixteen =